Se rumorea zumbido en distribuidora de challas

94 ron demoler parte del edificio arguyendo que no había dejado los metros de vereda suficientes. Enfurecido e impaciente, Massoud atacaba con vehemencia al corregidor democratacristiano Alberto González y a todos los regidores que no estuvieran con él. El diario El Labrador de esa época fue el medio que almacenó exquisitas batallas verbales entre entreambos bandos, las que subirían de tono cuando el patrón consiguió la certificado tan deseada. Fue el 19 de abril de 1967 cuando se le entregó el permiso provisorio al Palace, a condición de que cumpliera con ciertos requisitos básicos. Sin bloqueo, poco a posteriori Massoud aunque tenía licencia para el flamante cinematógrafo. Cómo pudo suceder esto? De acuerdo al munícipe Alberto González, lo que ocurrió fue una avivada del patrón, que pagó la registro a un funcionario municipal antiguamente de tener la aprobación del Servicio Eléctrico, del Servicio Nacional de Lozanía, Carabineros, de la Dirección de Obras Municipales y de otros servicios que debían dar el pasado bueno para su funcionamiento. Indignado, detuvo momentáneamente su funcionamiento. Frente al no cumplimiento del propietario del Cinematógrafo Palace de los requisitos pero indicados, el suscrito anuló la cédula que a un funcionario se le canceló, no obstante lo perentorio del acuerdo de la sesión extraordinaria de data 19 de abril de 1967, que exigía trámites que resguardan el interés de la colectividad ( ) El derecho del propietario era y es condicional hasta la vencimiento, no obstante que personas no constaten el cumplimiento de los utensilios constitutivos de la condición ( ) El funcionario que procedió a efectuar el giro de la patente, sin constatar los requisitos que habilitaban el comienzo del derecho obró al margen de la calidad y su conducta en ningún caso, a mi parecer, le otorga el derecho al propietario del cine para funcionar, por cuanto las condiciones que se exigen para el funcionamiento de un teatro que en la especie no se han cumplido, se establecen con el único y exclusivo objeto de velar por el público asistente a una sala de la categoría objeto de la esclarecimiento 219.

87 das del teatro 207. La queja estribaba en que las entradas eran excesivamente caras, muy por sobre los valores fijados por la Subsecretaría de Economía, Fomento y Reconstrucción el año 1963, y porque no se condecía lo que se cobraba con aquello que indicaban las boletas entregadas al conocido. En el Teatro Serrano, al que Massoud pasó a apetecer Cinematógrafo- Teatro, el Buscando la Mejor Voz prosiguió y despegó a límites insospechados. Para Sagredo aquello fue: Una demencia y eso que el teatro ya había perdido la fisonomía antigua, a esa consideración estaba quedando la pura platea, pero se llenaba cada domingo. Comenzábamos a las 10 de la mañana y terminábamos a las 2. Era un desfile de Clan, venían de la costa, de El Quisco, de Llo Lleo, Algarrobo, Talagante, Cuadro una cosa muy hermosa, todos competían, había buenos premios, el comercio colaboraba, y don José con el cobro de la entrada aún les financiaba regalos. A mi me daban un billete, era cortito, pero me servia. La función del líder de Las Guitarras Viajeras Bancal ejercitar de base musical a los concursantes. Yo acompañaba, llegaba una pupila y me decía que cantaba los temas de Cielo Benavides y yo como más o menos me los conocía, los ensayábamos y subíamos al escenario, cara de palo. Conseguimos buenos artistas, salieron muy buenas voces. Algunas de ellas fueron las de los grupos Quelentaro y Los Hermanos Bustos. Los primeros de raíces folklóricas, pero revolucionarios en contenido y en forma; y los segundos de sones rancheros y corridos mexicanos, lograron figuración nacional desde el propio Teatro Serrano.

40 el rumor llegó al cura del pueblo, Ramón Merino, quien corrió para que Vizcaya cancelara la función. La solicitud fue rechazada de plano por el administrador del Particular quien le dijo que era para mayores. Para tirria del clérigo, la película se exhibió con realizado total y el prelado lanzó todos sus dardos, desde la prensa y su púlpito. Merino acusó duramente a Vizcaya de negociar con la inmoralidad al exhibir en el teatro películas contrarias a las buenas costumbres y la moral. Indignado, el administrador respondió en una carta abierta: No negocio con la inmoralidad Sr. Cura, como ni negocio con la relijión (...) Por qué no me acusó Ud. de negociar con la relijión, cuando exhibí María Bizcocho? Por qué no acusa Ud. a los Papas, que mandaron pintar los frescos admirables de la Capilla Sixtina, que como todo el mundo sabe, son los desnudos más bellos que hay en el mundo? 117. No importaba lo que dijera. El presente y futuro inmediato de Vizcaya se habían nublado. Cruzarse con la autoridad eclesiástica de la ciudad, en un ambiente donde casi la totalidad de la población era católica y el Estado aún no estaba oficialmente separado de la Iglesia, era inmolarse. Y aunque se mantuvo un par de meses proyectando séptimo arte con ídolos de la época como George Walsh, Vizcaya dejó la administración. Con este triunfo, Merino había ganadería la segunda batalla de su cruzada particular. La primera había sido ser individuo de los creadores de El Labrador, que con los abriles se convertiría en un gran inquisidor, 117 La Pueblo, 27 de febrero de promotor de los sindicatos blancos 118, las asociaciones católicas ultramontanas, hostigador de la Asociación Obrera de Chile y muy amigo de los dueños de las haciendas.

122 individualidad de ellos melipillano. Si el país tenía a Martín Vargas, la ciudad de los cuatro diablos contaba con Benedicto Villablanca, el crédito Particular que puso a la ciudad como la cuna del primer campeón mundial nacido en Chile 272. Más allá de triunfos y fracasos pasajeros, Ají Cuadro un país donde las calles estaban tristes 273 y la pantalla lucía alegre con su estímulo de lentejuelas, teleseries y noticiario benevolentes con el régimen. Melipilla vivía en una burbuja de tristeza e indiferencia en lo divulgado. Aún bajo el yacimiento del secreto y evitando una excesiva notoriedad, el trabajo cultural iniciado clandestinamente en los setentas, prosiguió en esta decenio en distintos puntos de la ciudad, pero le Cuadro inútil evidenciarse tan abiertamente. Eduardo Mallea sí lo podía hacer. Con un nombre rebaño a la hora de promover la venida de obras teatrales, mantuvo su gestión, sólo que con beocio intensidad y alejándose del Palace. En 1980 la Orquestina Filarmónica ocupó con sus 55 músicos el Palace y la obra Mimos, Mimitos y Mimotes llenó el Específico, gracias a la itinerancia que desarrollaba la Intendencia de la Región Metropolitana, con el auspicio de la empresa privada, bajo el nombre Teatro en su Comuna. Este plan montó en el Campo 272 Villablanca fue el primer campeón del mundo chileno. Destacado púgil a nivel Doméstico, obtuvo el título chileno en abril de 1978, y el hispanoamericano en Un año a posteriori, el 5 de junio de 1982, conquistó el título de campeón liviano junior del mundo frente al portorriqueño Samuel Serrano por knock demodé técnico en el undécimo round. Lamentablemente el cinturón de monarca de la Asociación Mundial de Pugilismo le fue quitado 25 díVencedor luego por el Comité de Campeonatos Mundiales de la AMB, aduciendo cuestiones de procedimiento. Este comité tenía su sede en Puerto Rico y el presidente era de esa nación. Villablanca siguió en el combate, peleando el título de la Asociación Mundial de Pugilato al mítico Roger Mayweather, pero perdió en el primer round. Tras su retiro, pasó a formar parte de la Policía de Investigaciones de Chile, con asiento en Melipilla. 273 Contardo, O. & García, M., La Cuadro ochentera, Santiago de Pimiento, Ediciones B, 2005, p. 15. Alberto González la obra de Moliere El Avaro, con la compañía El Galpón de los Leones encabezada por la actriz Alicia Quiroga. Todo montaje de mayor envergadura se haría en el Techado como se le conocía a dicho polideportivo y los más pequeños en el Palace, como Mi primera Navidad, que en diciembre de 1980 ejecutó la compañía de mimos de Enrique Noisvander.

En virtud de lo precedente, las técnicas más adecuadas para un tipo de Descomposición en este nivel microsociológico de las prácticas y sentidos de los grupos sociales son las relacionadas con la etnografía. Sobre este último aspecto se retornará más adelante. En el apartado preliminar se mencionaron una serie de posibles causas del mengua de los teatros, las cuales podrían suceder 20 Laclau, Ernesto, Ruptura Populista y Discurso en Labastida, J. & Del Campo, M. (eds.), Hegemonía y Alternativas Políticas, México: Siglo XXI, El concepto de discurso es entendido acá como un metarrelato, es sostener, como una idea que va inscrita en toda ejercicio o actividad social. 22 Howarth, David, Applying Discourse Theory: the Method of Articulation en Howarth, D. & Torfing, J. (eds.), Discourse Theory in European Politics. Identity, Policy and Governance, Basingstoke, Hampshire; New York, Palgrave Macmillan, Hermenéutica es entendida como la corriente filosófica que se ocupa de la interpretación, pero a la tiempo como un método de Disección y observación particular de la verdad, en que el intérprete co-crea el texto u objeto interpretado, produciendo, en consecuencia, un desarraigo entre el autor y su discurso diferente. Es clave, en este sentido, conocer la Teoría de la Interpretación de Ricoeur. Al respecto: Ricoeur, Paul, La Teoría de la Interpretación. Discurso y Excedente de Sentido, sexta impresión, México, Siglo XXI Editores, Desde luego aún Gadamer proporciona aspectos claves en la bordado hermenéutica, como son, por ejemplo, la noción de que todo individuo está inmerso en una tradición histórica particular, desde la cual observa el mundo, lo que equivale a los denominados prejuicios del observador, pero no deben entenderse en un sentido peyorativo, sino como una condición para la interpretación. Triunfadorí, estudiar la obra de Gadamer implica comprender esta noción sin embargo delineada del fin de la historia sobre el individuo, incluso denominada historia efectual (Wirkungsgeschichte) y la fusión de los horizontes de sentido el del leyente y el del autor : Gadamer, Hans-Georg, Verdad y Método, vol. I, octava estampado, Salamanca, España, Ediciones Sígueme, 1999, pp

Éste se pedestal en documentos de prensa locales de la época, como son los siguientes periódicos melipillanos: La Constitución, La Pueblo, El Comercio, El Influjo, La Voz del Pueblo y El Labrador, Vencedorí todavía como otros periódicos nacionales y ciertas revistas de circulación en la ciudad de Melipilla 45. Esto contribuirá a contextualizar y añadir los datos necesarios de diversos aspectos en torno a los teatros, desde el modo de programación que tenían, el tipo de Delegación con que contaban, la situación político-social que se vivía en Melipilla durante el siglo XX, además de otros aspectos relacionados con las costumbres particulares y la vida cotidiana en estos espacios de coincidencia social. Finalmente, el otro medio informativo de la investigación es la entrevista etnográfica 46. A través de ellas se accedió a diversos testimonios de informantes que vivieron y/o recibieron narraciones sobre cómo eran los teatros de la época y las diversas prácticas sociales que se daban en ellos 47. Particularmente, la información proporcionada por fuentes testimoniales se utiliza para complementar la evidencia entregada por la revisión de fuentes documentales, y que fue obtenida a través de un muestreo por oportunidad 48, facilitado también por el conocimiento previo de la ciudad Para la índice completa de las fuentes de prensa que se consultaron, se sugiere ver el apartado Referencias. 46 Para profundizar más sobre la construcción de entrevistas etnográficas véase: Guber, Rosana, La etnografía, Buenos Aires, Editorial Norma, Respecto de la letanía completa con los entrevistados, se sugiere ver el apartado Referencias. 48 Hernández, R., Fernández-Collado, C. & Baptista, P., Metodología de la Investigación, cuarta publicación, México, McGraw-Hill e Interamericana Editores, 2006, p La etnometodología política posee técnicas no invasivas, como la observación pasiva de interacciones utilizada en este estudio. Tilly, Charles, Afterword: Political Ethnography Campeón Art and Science en Qualitative Sociology, 29 (3), 2006, p

23 8. CALEFACCION La calefacción funciona por medio de Radiadores y la Tº de cada departamento se regula por medio de un termostato que se encuentra en el living comedor o en el dormitorio principal. Este termostato activa una válvula que regula el paso de agua caliente a través de las cañeríGanador. Debe tener mucho cuidado cuando desee perforar el paraíso de su área para instalar objetos tales como lámparas o cortinas, pues las cañeríTriunfador de calefacción y de agua potable pasan a 2,5 cm del paraíso. Para instalar lámparas se recomienda no perforar en un radio mayor a 5 cm de los arranques eléctricos y en cuanto a las cortinas hágalo no mas allá de 15 cm de la ventana. Asimismo no se debe perforar a más de 2 cm de espesor en la losa. Se recomienda encender la calefacción al inicio del otoño y desconectarla al terminar el invierno, para que su consumo por concepto de este servicio no resulte excesivo Uso de los Radiadores Las temperaturas superficiales de este radiador, están Adentro de los estándares y Normas actuales, y el contacto momentáneo con cualquier parte del artefacto, no debería causar daños.

Ni se debe olvidar el hacedor temporal, cuando se acaba el día, los feriantes ya quieren partir a sus hogares a descansar y los productos de la feria son en su gran mayoría perecibles, de este modo hay que deshacerse rápido de ellos. Durante la dictadura marcial, en Melipilla se produjo un ofensa evidente de los vínculos sociales, en que unos se transformaron en perseguidores y verdugos, mientras otros en perseguidos y víctimas. Y este hecho se potenció aún más con el decaimiento de la actividad social en torno al teatro durante la plazo de Los melipillanos y melipillanas ya no tenían aquel lado para reencontrarse y donde arreglar sus lazos y relaciones. En esta situación, los espacios de socialización que emergen y se fomentan desde el gobierno Particular, durante 1990, se basan en la aparición de espectáculos masivos y festivos, pero en que el melipillano participaba pasivamente. Como consecuencia de ello, por ejemplo, en Melipilla no resurge una actividad teatral y Particular crítica, que de cuenta del quiebre sociopolítico y que busque conciliar a los chilenos, como sí ocurría en otros teatros del país 31. En este sentido, el resurgimiento social del espectáculo post-dictadura sólo repite el mismo patrón previo, del ver y 31 Efectivamente, el subgénero dramatúrgico de paso política da cuenta del quiebre sociopolítico profundo que significó el ataque militar y la dictadura que lo consagró. Ganadorí, citando a Hurtado, si el antagonista previo a 1973 era el burgués, después del ataque militar, el antagonista cambia en un mismo sentido: la figura parodiada es invariablemente la del dictador. Para ello, sin embargo no se le identifica directamente como en la drama pre-1973, en que se extremaba la caricaturización gruesa del antagonista según la retórica política actual, sino que recurre a mecanismos metafóricos o sustitutivos (suponemos que acertado a la censura). Al respecto revísese: Hurtado, María de la Fuego, Dramaturgia chilena : autoríFigura, textualidades, historicidad, Santiago de Pimiento, Editorial Frontera Sur, 2011, pp También se puede encontrar una nómina de las obras marginal-críticas estrenadas en Santiago de Pimiento, entre 1974 y Para ello revísese: Benavente, David, Pajarraco Felix (Teatro chileno post-rebelión) en Revista Persona y Sociedad, Vol. XVII, núm. 3, pp , Asimismo, la poesía se convirtió en un espacio de crítica, para profundizar en ello se recomienda revisar: Nómez, Naín, La poesía chilena: Representaciones de terror y fragmentación del sujeto en los primeros años de dictadura en Memoria Literaria, núm. 36, primer semestre, pp ,

Equitativamente viajando a la Quinta Región, Miguel falleció y dejó en el muchacho melipillano la huella de un camino exitoso. Galleguillos se había criado igualmente escuchando música en inglés, pero se interesó por la música chilena y igualmente por las rancheras, a cuyos cantantes como Miguel Aceves Mejías y Antonio Aguilar, veía en las funciones del Teatro Serrano para a posteriori cantarlas en el suburbio. Yo en el Serrano tuve el placer de ver a Los Iracundos, actuaron ahí los primeros Iracundos, y Campeóní sucesivamente, shows que me marcaron porque eran diferentes a los que venían acá. Cercano al incluso melipillano Jorge Halabí, fue representante del canto que por esos díFigura creaba declaradas vocaciones de subirse una y otra momento a los escenarios encantando multitudes. Milenko, un veinteañero, gozaba para inicios de los 70 de cierto reconocimiento Doméstico dentro del medio televisivo y radial. Su caracterización de Cíngaro lo ponía en buena posición en el pequeño star system criollo. Estaba ahí, vivió todo ese movimiento desde adentro y cumplía correctamente, no desentonaba para nada. El poder de sus cantos los llevó a ser parte de la cáfila de Arriagada. El día que Milenko actuó en su tierra natal, siendo parte del mejor espectáculo del país, es poco que nunca pudo olvidar. Partían de gira por Ají, Argentina y Perú, y desde las 10:30 horas de la mañana del domingo 7 de junio de 1970 todas las butacas estuvieron llenas de un notorio ansioso, sensación compartida por Milenko. Había estado en radio Corporación, en radio Chilena, pero esto Cuadro específico, quizás era el situación de manifiesto y todo el entorno que lo consagraba. Quizás era estar

20 Antaño de repintar, repare las hendiduras y fisuras con pasta, espere que entre aqui se seque y lije suavemente. Espere que se seque completamente antaño de aplicar la pintura; pues si lo hace sobre pasta húmeda la pintura puede englobarse. Considere barnizar todos aquellos instrumentos de madera con esta terminación, al menos cada 2 años. Es importante efectuar las mantenciones de pinturas y barnices, no obstante que estos utensilios ayudan a la protección de muros, cielos, marcos, puertas, etc. La Empresa Constructora se hace responsable de las observaciones hechas a elementos con terminación pintura o barniz al momento de la entrega. Luego de este proceso, es responsabilidad del propietario el correcto mantenimiento de los mismos y no se acogerán a garantía manchas informadas a posteriori de la entrega. El fabricante de pinturas garantiza el producto durante 1 año desde la aplicación del producto. Pintura grano: En antepechos de terraza y muros exteriores. Papel mural: Cada sección ha sido empapelado con papel marca Carpenter modelo Rattan Blanco de 280 gr/m2. El papel mural instalado en su unidad es de primera calidad, tratable de desterrar con un paño húmedo sin exceso de agua. Se debe amojamarse correctamente la superficie, idealmente con papel absorbente. Este producto cuenta con una señal propia del fabricante. Le recomendamos nutrir una pequeña distancia con los muebles adosado a muros, de modo de no deteriorar el papel. Si se suelta cualquier unión o esquinazo, péguelo de inmediato con pegamento para papel mural.

116 desterrar cunetas, barrer calles y mover piedras por un tercio del salario mínimo. El teatro se permearía de esta sinceridad. En 1977, al éxito del coro austríaco lo siguió la regular aceptación de Pedro Juan y Diego, de autoría de David Benavente. La obra del teatro ICTUS 263 incomodó a las autoridades presentes. La dormitorio teatral, exhibida un lunes de mayo, ponía en escena a tres hombres de escasos fortuna, al beneficio de todo progreso. Bajo el régimen de un empleo precario debían construir y deshacer una muralla, una y otra ocasión, en un visaje más que evidente al Plan de Empleo Insignificante que implicaba, en muchos casos, el absurdo de mover piedras alrededor de un ala de la calle para luego retornar a ponerlas donde mismo. Una de las curiosidades del teatro que se presentaba en Melipilla Cuadro que se trataba de obras con utensilios que no podían sino incomodar a los mandos militares y autoridades del régimen, pero que aún Triunfadorí se promovían. Roberto Mesa, ex estudiante de arte y música, disfrutaba de esas funciones organizadas por Eduardo Mallea, en su opinión el mejor mandatario para traer espectáculos que ha tenido Melipilla. Yo fui a muchas de esas obras que vinieron a Melipilla. Una de las que me encantó fue Pedro, Juan y Diego. Eduardo, que era los adscritos. En el afán de disminuir el desempleo, los trabajadores reclutados a través de los municipios, muchas veces debieron realizar labores sin sentido y con desprecio rendimiento. Para un estudio de éste y otros programas similares durante la dictadura véase: Clavel, Carlos (ed.), Estudio sobre los programas especiales de empleo, Santiago de Pimiento, Unidad de Hacienda Universidad de Ají, Por estos días, el teatro Ictus recién se levantaba tras los primeros primaveras de un rebelión que había dejado a las compañíCampeón teatrales en un equilibrio precario. En referencia al ICTUS revísese: op.

83 En esta ciudad tranquila, no tanto en la Colección claro está, la en tiempos remotos apaciguada pubescencia aparecía con el crecimiento de un espacio urbano y rural que se empinaba por las 40 mil personas, con una vida social, deportiva, cultural y comercial en la que poco a poco se tenía golpe a mayores caudal de consumo y en la que pero existían referentes a los que imitar. Estaban los cowboys de los caballos, los cigarros y la destreza, asimismo los mexicanos que con su voz y cuerpo cloruro sódicoían de la pantalla una y otra ocasión para posarse en el proscenio del Serrano, tal como lo hizo la megaestrella del gran pantalla y el canto azteca: Miguel Aceves MejíVencedor, quien se presentó próximo a Lola Beltrán 199 el lunes 29 de junio de Pero había un tercer referente que arremetía con la fuerza del rock and roll. Si en Valparaíso se empezaban a formar las primeras bandas de rock and roll con instrumentos traídos por los barcos mercantes, en Melipilla nacían Los Sonámbulos del Ritmo, animando todas las fiestas que se sucederían mensualmente. Los veinteañeros adquirían sus primeras motonetas italianas Vespa y Lambretta. El rugido de los motores irrumpía en las calles, al igual que los salones de pool, un vestir diverso y peinados sacados de revistas que se lucían en las concurridas fiestas del cloruro sódicoón municipal. Celos y Revuelos, con Bill Halley en marzo de 1958 o Mister Rock and roll en 1959 con Little Richard, Alan Freed, Franie Lymon y Chuck Berry, mostraban en la pantalla del Serrano a los ídolos del momento y la forma 199 El rey del falsete y Beltrán eran a esa importancia sendas figuras del gran pantalla y la canción latinoamericana, sobretodo Aceves MejíCampeón, quien protagonizó más de 60 películas y grabó más de mil canciones en 90 discos. Es considerado un ícono del variedad ranchero y para la vencimiento en que se presentó en Melipilla Bancal primera figura en la época dorada del cinema mexicano. de bailar el rock and roll.

Carlos Guerrilla Cuadro singular de esos muchachos que se congregaban en la galería. Con sus amigos del suburbio Santa Elvira, sector al oriente de la ciudad y que se pobló en los abriles veinte como un arrabal, acudía a las funciones del teatro con entusiasmo febril y mucho esfuerzo: El Teatro Serrano Bancal la diversión más grande que había en Melipilla. La primera tiempo que entré, íbamos a galería porque no nos alcanzaba para platea. Para retribuir la entrada teníamos que entregar diez botellas, peregrinar en todas las casas de Santa Elvira buscando botellas y juntando platita y después nos íbamos como siete u ocho chiquillos, y si nos sobraba comprábamos hallullas y frutas donde el señor Reyes. Él sacaba esos plátanos podridos y nos los vendía. Íbamos a ver a Cantinflas, a Jorge Negrete, a Fu Manchú, que parece que Cuadro una serial, a Antonio Aguilar, a ver películas de indios, de John Wayne, y cuando venían los indios zapateábamos. En la galería podíFigura acostarte, hacer lo que quisieras. Siempre estaban los de El Llanada, los de Los Cruceros y los de Santa Elvira. Y cuando llegaba uno de Santa Elvira el del otro flanco le gritaba y te veían todos. Cuadro como entrar a un decorado entrar a la Colección. Al igual que los otros ocupantes de la Sala, Guerra aguardaba con sus amigos los momentos precisos para jugarle bromas al temido Paco Marín: A ese gallo todos lo agarrábamos para el hueveo, porque él no nos veía. Le decíamos Indio Marín!. Claro que si pescaba a individuo teníamos que salir todos detrás de él para que no le pegara tanto. Hueveábamos harto en lo alto. Ahí se subía el Paco a pararnos el carruaje para que no metiéramos más bulla y se llevara a cualquiera

158 El Labrador, 20 de abril de El cabildo melipillano, conciente de no poder administrarlo como merecía, entregó la concesión del circuito a diversos empresarios del rubro. Es Figuraí como en primera instancia mantuvo la Oficina Carlos Guillón, luego por un año la empresa de Rigoberto Ortega, y después Víctor Francione. Las dos primeras fracasaron luego de un inicio emprendedor, dejando la de Guillón en tal desvaimiento a los trabajadores, que estos tuvieron que acogerse a funciones de caridad para fertilizar sus sueldos, algo que se alteraría en tradición, llevándose a cabo estos beneficios dos veces al año. La aparición de Francione a Melipilla, en febrero de 1937, fue realizada con maestría. Ofreció una fiesta para las autoridades y personalidades de la comuna, con quienes recorrió el circuito para mostrar el remozamiento del teatro y les hizo ver algunas cintas para escuchar especialmente la potencia y calidad del nuevo sistema sonoro. Sorprendidos, no dejaron de departir de ello en el aperitivo que luego disfrutaron en el foyer. La aprobación social con el recién llegado se daba en un Melipilla cada vez más vivo en la arena política e ideológica, donde la pugna entre católicos y laicos usaba diversas herramientas para imponerse. El Serrano fue contorno para ello, con reuniones de la Actividad Católica, donde figuraba el presidente de los jóvenes católicos de Melipilla, Demetrio Bueno, avivadas por charlas anticomunistas y antimasónicas publicitadas por el publicación El Labrador y el cura párroco Leopoldo Manzor, quien llegaba desde Buenos Aires a ocupar la radio Melipilla para apuntar a los enemigos del catolicismo. Esta emisora, unido con la Radiodifusión Telefunken, no eran las empresas y estaciones que se conocerían a posteriori, sino que aparatos electrónicos de gran potencia instalados en la plaza. A través

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *